Obispos de Venezuela suspenden al sacerdote Luis Alberto Mosquera, condenado por abuso sexual infantil, reabren investigación

CARACAS, Venezuela – La Iglesia Católica en Venezuela reabrió su investigación sobre un sacerdote que fue condenado por abusar sexualmente de un niño, pero luego fue devuelto al ministerio, dijeron las autoridades el miércoles.

El anuncio se produjo poco más de dos semanas después de que The Washington Post informara sobre el caso del reverendo Luis Alberto Mosquera, sacerdote del estado venezolano de Lara. Mosquera, de 63 años, fue condenado en 2006 por abusar de un niño de 6 años y sentenciado a más de siete años de prisión, pero en 2008 fue liberado y la iglesia le permitió reanudar su trabajo como sacerdote. Una foto publicada en su página de Facebook en 2016 y republicada en 2017 lo mostraba rodeado de niños.

El caso de Mosquera fue uno de los 10 relacionados con denuncias de abuso sexual infantil examinados por The Post para el informe publicado en junio. En la mitad de los casos, que datan de 2001 a 2022, The Post descubrió que los sacerdotes condenados fueron liberados antes de tiempo de sus sentencias o no cumplieron ningún tiempo en prisión. En al menos tres casos, se les permitió regresar al ministerio.

En Venezuela, sacerdotes condenados por abuso han vuelto al ministerio

El obispo Mario del Valle Moronta Rodríguez, primer vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, dijo a los periodistas en Caracas el miércoles que Mosquera había sido suspendido del ministerio mientras se reabría la investigación. No estaba claro si la iglesia estaba investigando nuevas acusaciones o revisando el incidente en el que fue condenado.

“No puedo decirle la fecha exacta porque no soy el obispo de Barquisimeto, pero ha sido suspendido”, dijo Moronta.

Mosquera confirmó a The Post que fue suspendido el 29 de junio, ocho días después de que se publicara el informe de The Post.

“Debido a las publicaciones del diario estadounidense The Washington Post, y a las presiones de varias ONG y activistas de derechos humanos… el Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Barquisimeto, según el delito establecido por el Código de Derecho Canónico y en bien de la Iglesia, ha decidido suspender mis licencias eclesiásticas”, dijo Mosquera en un mensaje que también compartió con los feligreses de Lara.

“Declaro mi disposición a someterme con obediencia, silencio y humildad al proceso y reafirmo mi adhesión al credo de la Iglesia Católica aún en esta circunstancia adversa”, dijo a los feligreses. “Os invito a perseverar en la misma fe”.

“No ha habido ninguna denuncia y, sin embargo, me vuelven a someter al desprecio público”, dijo Mosquera a The Post. “Pero sigo estando tranquilo, sereno y paciente”.

En Venezuela, sacerdotes condenados por abuso han vuelto al ministerio

Los obispos realizaron una conferencia de prensa inusual el miércoles para discutir la respuesta de la iglesia a las denuncias de abuso sexual por parte de sus sacerdotes.

Moronta, el obispo de San Cristóbal, anunció una investigación sobre otro sacerdote que retornó al ministerio luego de declararse culpable de cometer un acto carnal contra un joven de 14 años en el estado Falcón. Dijo que la Iglesia estaba llevando a cabo una “investigación seria” de otros casos, pero que compartiría los resultados solo si las autoridades civiles lo solicitan porque “es la norma de la iglesia mantener la confidencialidad”.

Moronta abrió la conferencia de prensa leyendo un extenso comunicado. Dijo que los obispos estaban “comprometidos a hacer de nuestras instancias de la Iglesia lugares seguros para todos” a través de “diferentes iniciativas” contra el abuso. No describió acciones contra obispos que no reportaron casos al Vaticano.

Moronta dijo que los obispos habían creado un comité de prevención que incluía a obispos, sacerdotes, monjas y “expertos fieles laicos en el campo”. No proporcionó más detalles.

“Somos conscientes de que siempre podemos hacer más y estamos dispuestos a hacerlo en sinergia con otras instituciones”, dijo.

Reporteros venezolanos e internacionales hicieron preguntas sobre casos específicos. Moronta no respondió en detalle.

“El hecho de que tal vez haya algunos obispos o superiores religiosos que no hayan tomado las medidas correspondientes no significa que haya habido una omisión”, dijo. Luego, él y otros tres funcionarios de la iglesia abandonaron la habitación.

Una víctima de violación de 10 años buscó un aborto. Un juez instó: Manténgase embarazada.

Víctor Hernández, quien dice que fue abusado por un sacerdote, calificó la conferencia de prensa como “terrible”. Los obispos, dijo, estaban “evidentemente nerviosos”.

“No tienen idea de cuántos casos hay”, dijo Hernández. “Es por eso que seguían evitando la pregunta”, dijo.

Desde que se publicó el informe de The Post, al menos cinco personas se han puesto en contacto con el periódico para compartir otros casos. La mayoría dijo que no estaban satisfechos con la respuesta de los obispos.

Moronta sugirió que la iglesia ha sido objeto de críticas injustas.

“Llama la atención que nos investigan a nosotros pero no a otras entidades, no solo religiosas sino profesionales, donde el número de abusos sexuales es mayor”, dijo. “No estoy justificando nada, asumimos nuestra responsabilidad, pero hay otros lugares donde han ocurrido estos casos y nadie dice nada”.

Samantha Schmidt en Minneapolis contribuyó con esto al informe.

Leave a Comment