La infección por COVID-19 en regiones cruciales del cerebro puede conducir a un envejecimiento cerebral acelerado

Resumen: Los efectos de la infección por COVID-19 en la salud neurológica son cada vez más evidentes. Un nuevo estudio revela que COVID-19 puede predisponer a las personas a afecciones neurológicas irreversibles, acelerar el envejecimiento cerebral y aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular y hemorragia cerebral.

Fuente: metodista de houston

Un nuevo estudio realizado por investigadores metodistas de Houston revisa los conocimientos y la evidencia emergentes que sugieren que las infecciones por COVID-19 pueden tener efectos neurológicos tanto a corto como a largo plazo.

Los principales hallazgos incluyen que las infecciones por COVID-19 pueden predisponer a las personas a desarrollar afecciones neurológicas irreversibles, pueden aumentar la probabilidad de accidentes cerebrovasculares y pueden aumentar la posibilidad de desarrollar lesiones cerebrales persistentes que pueden provocar una hemorragia cerebral.

Dirigido por los autores correspondientes Joy Mitra, Ph.D., Instructor, y Muralidhar L. Hegde, Ph.D., Profesor de Neurocirugía, con la División de Reparación de ADN dentro del Centro de Neuroregeneración del Houston Methodist Research Institute, el equipo de investigación describió sus hallazgos en un artículo titulado “SARS-CoV-2 y el sistema nervioso central: conocimientos emergentes sobre las consecuencias neurológicas asociadas a la hemorragia y las consideraciones terapéuticas” en la revista Reseñas de investigaciones sobre el envejecimiento.

Aún siendo una carga importante en nuestra vida diaria, una gran cantidad de investigaciones han demostrado que los impactos de la enfermedad van mucho más allá del momento real de la infección. Desde el inicio de la pandemia, COVID-19 ha superado un número de muertes de más de 5,49 millones en todo el mundo y más de 307 millones de casos positivos confirmados, y los EE. UU. representan casi 90 millones de esos casos, según el sitio web Our World in Data. .

Se sabe que COVID-19 invade e infecta el cerebro, entre otros órganos importantes. Si bien se han realizado muchas investigaciones para ayudarnos a comprender la evolución, la infección y la patología de la enfermedad, aún queda mucho por aclarar sobre los efectos a largo plazo, especialmente en el cerebro.

La infección por coronavirus puede causar enfermedades neurodegenerativas irreversibles y a largo plazo, particularmente en los ancianos y otras poblaciones vulnerables. Varios estudios de imágenes cerebrales en víctimas y sobrevivientes de COVID-19 han confirmado la formación de lesiones de microhemorragia en regiones cerebrales más profundas relacionadas con nuestras funciones cognitivas y de memoria.

En este estudio de revisión, los investigadores evaluaron críticamente los posibles resultados neuropatológicos crónicos en poblaciones de edad avanzada y con comorbilidad si no se implementa una intervención terapéutica oportuna.

Las microhemorragias son firmas neuropatológicas emergentes que se identifican con frecuencia en personas que padecen estrés crónico, trastornos depresivos, diabetes y comorbilidades asociadas a la edad. Con base en sus hallazgos anteriores, los investigadores discuten cómo las lesiones microhemorrágicas inducidas por COVID-19 pueden exacerbar el daño del ADN en las células cerebrales afectadas, lo que resulta en la senescencia neuronal y la activación de los mecanismos de muerte celular, que en última instancia afectan la vasculatura de la microestructura cerebral.

Estos fenómenos patológicos se asemejan a las características de las enfermedades neurodegenerativas como las enfermedades de Alzheimer y Parkinson y es probable que agraven la demencia en etapa avanzada, así como los déficits cognitivos y motores.

Aún siendo una carga importante en nuestra vida diaria, una gran cantidad de investigaciones han demostrado que los impactos de la enfermedad van mucho más allá del momento real de la infección. La imagen es de dominio público

Actualmente se están estudiando los efectos de la infección por COVID-19 en varios aspectos del sistema nervioso central. Por ejemplo, entre el 20 y el 30 % de los pacientes con COVID-19 reportan una condición psicológica persistente conocida como “niebla cerebral” en la que las personas sufren síntomas como pérdida de memoria, dificultad para concentrarse, olvidar las actividades diarias, dificultad para seleccionar las palabras correctas, tomar más tiempo tiempo del habitual para completar una tarea regular, procesos de pensamiento desorientados y entumecimiento emocional.

Los efectos a largo plazo más graves analizados en el artículo de revisión del Houston Methodist incluyen predisposiciones para el Alzheimer, el Parkinson y enfermedades neurodegenerativas relacionadas, así como trastornos cardiovasculares debido a hemorragias internas y lesiones inducidas por la coagulación de la sangre en la parte del cerebro que regula nuestro sistema respiratorio. , tras los síntomas del COVID-19.

Además, se cree que el envejecimiento celular se acelera en pacientes con COVID-19. Una plétora de tensiones celulares impiden que las células infectadas por virus realicen sus funciones biológicas normales y les permiten entrar en “modo de hibernación” o incluso morir por completo.

El estudio también sugiere varias estrategias para mejorar algunos de estos resultados neuropsiquiátricos y neurodegenerativos a largo plazo, y destaca la importancia del régimen terapéutico de la “nanozima” en combinación con varios medicamentos aprobados por la FDA que pueden resultar exitosos para luchar contra este problema. enfermedad catastrófica.

Sin embargo, dada la naturaleza en constante evolución de este campo, asociaciones como las descritas en esta revisión muestran que la lucha contra el COVID-19 está lejos de terminar, dicen los investigadores, y refuerzan el mensaje de que vacunarse y mantener una higiene adecuada son clave en tratando de prevenir tales consecuencias perjudiciales a largo plazo.

Sobre esta noticia de investigación sobre el COVID-19 y la neurología

Autor: Oficina de prensa
Fuente: metodista de houston
Contacto: Oficina de Prensa – Metodista de Houston
Imagen: La imagen es de dominio público.

Ver también

Esto muestra a una mujer durmiendo.

Investigacion original: Acceso abierto.
“SARS-CoV-2 y el sistema nervioso central: nuevos conocimientos sobre las consecuencias neurológicas asociadas a la hemorragia y las consideraciones terapéuticas” por Joy Mitra et al. Reseñas de investigaciones sobre el envejecimiento


Resumen

SARS-CoV-2 y el sistema nervioso central: nuevos conocimientos sobre las consecuencias neurológicas asociadas a la hemorragia y las consideraciones terapéuticas

La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), causada por el Síndrome Respiratorio Agudo Severo Coronavirus 2 (SARS-CoV-2), continúa afectando nuestras vidas al causar enfermedades y muertes generalizadas y representa una amenaza debido a la posibilidad de cepas emergentes. El SARS-CoV-2 se dirige a la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) antes de ingresar a los órganos vitales del cuerpo, incluido el cerebro. Los estudios han demostrado que la inflamación sistémica, la senescencia celular y la falla multiorgánica mediada por toxicidad viral ocurren durante los períodos infecciosos.

Sin embargo, las investigaciones de pronóstico sugieren que las complicaciones neurológicas tanto agudas como a largo plazo, incluida la predisposición a enfermedades neurodegenerativas irreversibles, pueden ser una preocupación grave para los sobrevivientes de COVID-19, especialmente la población de edad avanzada.

A medida que los estudios emergentes revelan sitios de infección por SARS-CoV-2 en diferentes partes del cerebro, aumentan las posibles causas de lesiones crónicas, incluidas las microhemorragias cerebrales y cerebrales profundas, y la probabilidad de desarrollar patologías similares a las de un accidente cerebrovascular, con consecuencias críticas a largo plazo, en particular para individuos con condiciones comórbidas neuropatológicas y/o asociadas a la edad.

Nuestros estudios recientes que relacionan los productos de degradación de la sangre con la inestabilidad del genoma, lo que lleva a la senescencia celular y la ferroptosis, plantean la posibilidad de eventos neurovasculares similares como resultado de la infección por SARS-CoV-2.

En esta revisión, discutimos las consecuencias neuropatológicas de la infección por SARS-CoV-2 en sobrevivientes de COVID, centrándonos en el posible daño hemorrágico en las células cerebrales, su asociación con el envejecimiento y las direcciones futuras en el desarrollo de estrategias terapéuticas guiadas por mecanismos.

Leave a Comment