Estado controla solo el 60 por ciento de Burkina Faso: mediador de ECOWAS | Noticias

El reciente asesinato de 89 personas en el pueblo norteño de Seytenga fue una de las peores masacres en la historia del país.

Las autoridades de Burkina Faso controlan solo el 60 por ciento del país y el territorio restante está fuera del control estatal, dijo un mediador de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (ECOWAS).

Mahamadou Issoufou, expresidente de Níger y designado por el bloque regional de 15 naciones como mediador para Burkina Faso, hizo el reclamo el sábado en Uagadugú después de conversaciones con funcionarios del gobierno militar sobre el cronograma del país para el regreso a un gobierno democrático.

“Hoy, el 40 por ciento del territorio está fuera del control del estado”, dijo Issoufou.

“Burkina Faso enfrenta hoy una crisis multidimensional: de seguridad, humanitaria, política y socioeconómica”, dijo, luego de conversaciones con el líder del gobierno militar, el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba.

El fin de semana pasado, 89 personas fueron asesinadas en el pueblo norteño de Seytenga, una de las peores masacres en la historia del país.

“Estos hechos, muy dolorosos, demuestran lo difícil que sigue siendo la situación de seguridad”, dijo Issoufou.

Desde 2015, Burkina Faso se ha visto envuelta en una creciente ola de violencia atribuida a los combatientes rebeldes aliados tanto de al-Qaeda como del grupo ISIL (ISIS).

La violencia se ha cobrado más de 2.000 vidas y ha obligado a 1,9 millones de personas a huir de sus hogares.

Los nuevos gobernantes militares del país, que tomaron el poder en enero, dicen que las elecciones se llevarán a cabo en tres años y han evocado la situación de seguridad -el país está luchando contra un movimiento rebelde- para justificar la demora.

Cuando Damiba derrocó al presidente electo Roch Marc Christian Kabore, acusó al presidente de no abordar adecuadamente la violencia de los rebeldes y dijo que restaurar la seguridad sería su máxima prioridad.

Pero el derramamiento de sangre ha continuado.

La CEDEAO suspendió a Burkina Faso tras el golpe y amenazó con medidas punitivas a menos que sus gobernantes militares aceleren el proceso de restauración de la democracia.

Leave a Comment