Esta simple prueba de equilibrio de 10 segundos puede decir si su riesgo de muerte es el doble

Según una nueva investigación publicada en el Revista británica de medicina deportivala incapacidad de pararse sobre una pierna durante 10 segundos se asocia con casi el doble de riesgo de morir en los próximos 10 años.

La incapacidad de pararse sobre una pierna durante 10 segundos en la mediana edad o en la vejez está relacionada con una casi duplicación del riesgo de muerte.

Una casi duplicación de la probabilidad de morir por cualquier causa durante los siguientes 10 años está asociada con la incapacidad de pararse sobre una pierna durante 10 segundos en la mitad o la vejez de la vida. Esto es según los nuevos hallazgos de investigación publicados el 21 de junio de 2022, en el Revista británica de medicina deportiva.

Según los investigadores, esta prueba de equilibrio simple y segura podría incluirse en los controles de salud de rutina para adultos mayores.

El equilibrio generalmente se conserva bastante bien hasta la sexta década de la vida, cuando comienza a deteriorarse con relativa rapidez, dicen los investigadores, en contraste con la aptitud aeróbica, la fuerza muscular y la flexibilidad.

Sin embargo, la evaluación del equilibrio no se incluye de forma rutinaria en los controles de salud de hombres y mujeres de mediana edad y mayores. Esto posiblemente se deba a que no existe ninguna prueba estandarizada para ello, y hay pocos datos concretos que vinculen el equilibrio con resultados clínicos distintos de las caídas.

Por lo tanto, los científicos querían averiguar si una prueba de equilibrio podría ser un indicador confiable del riesgo de muerte de una persona por cualquier causa en la próxima década y, como tal, podría merecer su inclusión en los controles de salud de rutina en el futuro.

Los investigadores se basaron en los participantes del estudio de cohortes de ejercicio CLINIMEX. Este se estableció en 1994 para evaluar las asociaciones entre varias medidas de aptitud física, variables relacionadas con el ejercicio y factores de riesgo cardiovascular convencionales, con mala salud y muerte.

El análisis actual incluyó a 1702 participantes de 51 a 75 años (un promedio de 61) en su primer control, entre febrero de 2009 y diciembre de 2020. Alrededor de dos tercios (68 %) eran hombres.

Se tomó peso y varias medidas de pliegues cutáneos más el tamaño de la cintura. También se proporcionaron detalles de la historia clínica. Solo se incluyeron aquellos con marcha estable.

Como parte del chequeo, se pidió a los participantes que se pararan sobre una pierna durante 10 segundos sin ningún apoyo adicional.

Para mejorar la estandarización de la prueba, se pidió a los participantes que colocaran la parte delantera del pie libre en la parte posterior de la parte inferior de la pierna opuesta, mientras mantenían los brazos a los lados y la mirada fija al frente. Se permitieron hasta tres intentos con cualquier pie.

En total, alrededor de 1 de cada 5 (20,5 %; 348) participantes no pasaron la prueba. La incapacidad para hacerlo aumentó junto con la edad, más o menos duplicándose en intervalos subsiguientes de 5 años desde los 51 a los 55 años en adelante.

Las proporciones de los que no podían pararse sobre una pierna durante 10 segundos fueron: casi el 5% entre los 51 y los 55 años; 8% entre 56–60 años; poco menos del 18 % entre las personas de 61 a 65 años; y algo menos del 37% entre los 66 y los 70 años.

Más de la mitad (alrededor del 54%) de las personas de 71 a 75 años no pudieron completar la prueba. En otras palabras, las personas en este grupo de edad tenían más de 11 veces más probabilidades de fallar en la prueba que las personas 20 años más jóvenes.

Durante un período de seguimiento promedio de 7 años, 123 (7%) personas fallecieron: cáncer (32%); enfermedad cardiovascular (30%); enfermedad respiratoria (9%); y[{” attribute=””>COVID-19 complications (7%).

There were no clear temporal trends in the deaths, or differences in the causes, between those able to complete the test and those who weren’t able to do so.

But the proportion of deaths among those who failed the test was significantly higher: 17.5% vs 4.5%, reflecting an absolute difference of just under 13%.

In general, those who failed the test had poorer health: a higher proportion was obese, and/or had heart disease, high blood pressure, and unhealthy blood fat profiles. And type 2 diabetes was 3 times as common in this group: 38% vs around 13%.

After accounting for age, sex, and underlying conditions, an inability to stand unsupported on one leg for 10 seconds was associated with an 84% heightened risk of death from any cause within the next decade.

This is an observational study, and as such, can’t establish cause. As participants were all white Brazilians, the findings might not be more widely applicable to other ethnicities and nations, caution the researchers.

And information on potentially influential factors, including recent history of falls, physical activity levels, diet, smoking, and the use of drugs that may interfere with balance, wasn’t available.

Nevertheless, the researchers conclude that the 10-second balance test “provides rapid and objective feedback for the patient and health professionals regarding static balance,” and that the test “adds useful information regarding mortality risk in middle-aged and older men and women.”

Reference: “Successful 10-second one-legged stance performance predicts survival in middle-aged and older individuals” by Claudio Gil Araujo, Christina Grüne de Souza e Silva, Jari Antero Laukkanen, Maria Fiatarone Singh, Setor Kwadzo Kunutsor, Jonathan Myers, João Felipe Franca and Claudia Lucia Castro, 21 June 2022, British Journal of Sports Medicine.
DOI: 10.1136/bjsports-2021-105360

Leave a Comment