El ‘tsunami’ de extrema derecha en Francia hace que Macron pierda la mayoría parlamentaria

PARÍS (AP) — El presidente francés, Emmanuel Macron, perdió el lunes su mayoría parlamentaria luego de importantes avances electorales de una alianza de izquierda recién formada y un aumento de la extrema derecha, en un golpe sorprendente a sus planes de una reforma importante para el segundo mandato.

El resultado de la segunda vuelta electoral del domingo generó confusión en la política francesa, lo que planteó la posibilidad de una legislatura paralizada o coaliciones desordenadas con Macron obligado a buscar nuevos aliados.

Macron, de 44 años, ahora también corre el riesgo de distraerse con los problemas internos mientras busca desempeñar un papel destacado para poner fin a la invasión rusa de Ucrania y como estadista clave en la UE.

La coalición “Juntos” de Macron seguirá siendo el partido más grande en la próxima Asamblea Nacional. Pero con 245 escaños, según los resultados completos del Ministerio del Interior anunciados en las primeras horas del lunes, está muy por debajo de los 289 escaños necesarios para una mayoría en la cámara de 577 miembros.

El partido Agrupación Nacional de la líder de extrema derecha Marine Le Pen logró grandes avances y enviará 89 diputados al nuevo parlamento, frente a los ocho del parlamento anterior, lo que lo convierte en la mayor fuerza de derecha en el parlamento por delante de la derecha tradicional Los Republicanos (LR).

Le Pen, que perdió ante Macron en las elecciones presidenciales, fue reelegida diputada en su bastión de Hénin-Beaumont, en el norte de Francia.

“La aventura de Macron ha llegado a su fin”, dijo Le Pen. El grupo de legisladores de la Agrupación Nacional “será por mucho el más grande de la historia de nuestra familia política”.

La líder del partido francés de extrema derecha Rassemblement National (RN), Marine Le Pen, abraza a un partidario cuando llega para pronunciar un discurso después de los primeros resultados de las elecciones parlamentarias en Henin-Beaumont, norte de Francia, el 19 de junio de 2022. (Foto de DENIS CARLET / AFP)

El presidente interino del Rally Nacional, Jordan Bardella, comparó la actuación de su partido con un “tsunami”. “El mensaje de esta noche es que el pueblo francés hizo de Emmanuel Macron un presidente minoritario”, dijo en la televisión TF1.

Le Pen ha buscado durante años distanciarse del legado antisemita de su grupo político y de su padre, con un éxito desigual. En 2017, Le Pen enfrentó críticas por negar que Francia fuera responsable de su papel en la captura de judíos franceses para su deportación a los campos de exterminio nazis.

El Frente Nacional ha logrado avances electorales considerables desde que Le Pen se convirtió en su líder en 2011, reemplazando a su padre, Jean-Marie Le Pen, revisionista del Holocausto y nacionalista abiertamente antisemita. El partido aboga por retirarse de la Unión Europea, detener la inmigración de países musulmanes e imponer limitaciones a las libertades religiosas, así como castigos severos por violencia e incitación.

Marine Le Pen expulsó a su padre del partido en 2015 tras su condena por incitar al odio racial contra los judíos. (Sugirió que una cantante judía crítica con el partido sea “metida en el horno”). Ella ha expulsado a varios miembros del partido por su retórica antisemita.

La nueva coalición de izquierda NUPES, dirigida por Jean-Luc Melenchon, líder de extrema izquierda de 70 años, ganó 135 escaños, según un recuento de la AFP basado en los resultados publicados por el ministerio.

La coalición, formada en mayo después de que la izquierda se dividiera para las elecciones presidenciales de abril, reúne a socialistas, la extrema izquierda, comunistas y verdes.

Melenchon calificó los resultados del domingo como “sobre todo un fracaso electoral” para Macron.

“La derrota del partido presidencial es total y no habrá mayoría” en el parlamento, dijo a sus simpatizantes en París.

Un destacado parlamentario del partido de Melenchon, Alexis Corbiere, dijo que el resultado significaba que el plan de Macron de elevar la edad de jubilación francesa a 65 años se había “hundido”.

El líder de la coalición de izquierda NUPES, Jean-Luc Melenchon, pronuncia un discurso después de los primeros resultados de las elecciones parlamentarias en París, el 19 de junio de 2022. -(Foto de Bertrand GUAY / AFP)

Fracaso de Macron

“Esta situación constituye un riesgo para nuestro país, dados los desafíos que tenemos que enfrentar”, dijo la primera ministra Elisabeth Borne en un comunicado televisado, y prometió: “Trabajaremos a partir de mañana para construir una mayoría trabajadora”.

El resultado empaña gravemente la victoria de las elecciones presidenciales de abril de Macron cuando derrotó a la extrema derecha para convertirse en el primer presidente francés en ganar un segundo mandato en más de dos décadas.

“Es un punto de inflexión para su imagen de invencibilidad”, dijo Bruno Cautres, investigador del Centro de Investigaciones Políticas de Sciences Po.

El diario Le Monde tituló en su sitio web: “Macron enfrenta el riesgo de parálisis política”, mientras que el diario Le Figaro dijo que los resultados plantearon el espectro de un “nuevo mandato nacido muerto”.

Macron esperaba sellar su segundo mandato con un ambicioso programa de recortes de impuestos, reforma del bienestar y aumento de la edad de jubilación. Todo eso está ahora en cuestión.

“Esto complicará las reformas… Será mucho más difícil gobernar”, dijo Dominique Rousseau, profesora de derecho en la Universidad Paris Pantheon-Sorbonne.

“La bofetada”, decía el titular de la edición del lunes de Liberation, de tendencia izquierdista, y agregaba que los resultados representaban la “caída” de la forma de gobernar de Macron.

Ahora podría haber potencialmente semanas de estancamiento político mientras el presidente busca llegar a nuevos partidos.

La opción más probable sería una alianza con los republicanos, el tradicional partido de la derecha francesa, que cuenta con 61 diputados.

Sin embargo, el presidente de LR, Christian Jacob, dejó en claro que no sería una asociación fácil y dijo que su partido tenía la intención de “permanecer en la oposición”.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, saluda al salir después de emitir su voto en la segunda etapa de las elecciones parlamentarias francesas en un colegio electoral en Le Touquet, norte de Francia, el 19 de junio de 2022. (Foto de Ludovic MARIN / AFP)

El ministro de Economía, Bruno Le Maire, negó que Francia sea ingobernable, pero admitió que “se necesitaría mucha imaginación” del partido gobernante en una “situación sin precedentes”.

Macron había pedido a los votantes que le dieran a su coalición una “mayoría sólida” la semana pasada y agregó que “nada sería peor que agregar el desorden francés al desorden mundial”.

En otro golpe, los ministros clave que se postulaban para las elecciones perderían sus trabajos bajo una convención de que deberían renunciar si no logran ganar escaños.

La ministra de Salud, Brigitte Bourguignon, la ministra de Mar, Justine Benin, y la ministra de Medio Ambiente, Amelie de Montchalin, un pilar de la administración de Macron en los últimos años, todos perdieron y ahora saldrán del gobierno.

Otros dos aliados cercanos de Macron, el presidente del parlamento Richard Ferrand y el exministro del Interior Christophe Castaner, reconocieron la derrota en la lucha por sus escaños.

En un raro momento de buenas noticias para el presidente, el ministro de Europa, Clement Beaune, y el ministro de Servicios Públicos, Stanislas Guerini, ambos jóvenes pilares de su partido, ganaron reñidas batallas por sus escaños.

A la izquierda, Rachel Keke, una ex señora de la limpieza que hizo campaña por mejores condiciones laborales en su hotel, también fue elegida, derrotando a la ex ministra de deportes de Macron, Roxana Maracineanu.

Leave a Comment