El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, visita Turquía por primera vez desde el asesinato de Khashoggi

La visita comenzó con una ceremonia de bienvenida y será seguida por una reunión personal entre el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el príncipe heredero.

El viaje se produce cuando Occidente y el Medio Oriente buscan reparar las relaciones con el reino rico en petróleo, en un intento por aliviar las tensiones financieras provocadas por la pandemia y los altísimos precios de la energía provocados por la invasión rusa de Ucrania. En abril, Erdogan se reunió con el príncipe heredero en la ciudad saudita de Jeddah, una visita que puso fin al enfrentamiento diplomático de años entre los dos países.

El príncipe heredero, conocido como MBS, es el gobernante de facto de Arabia Saudita. Una ola de medidas enérgicas contra los disidentes saudíes, que culminó con el asesinato de Khashoggi a manos de un escuadrón de sicarios de 15 hombres, tensó las relaciones entre Riad y varios estados occidentales y Turquía.

Sin embargo, el entonces presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, apoyó a MBS, que era un eje de la política de Trump en Oriente Medio, incluso cuando la CIA dijo que creía que el príncipe heredero aprobó el asesinato en el consulado.

Según fuentes oficiales turcas, un experto forense saudí equipado con una sierra para huesos desmembró el cuerpo de Khashoggi después de que lo mataran en el consulado de Estambul en octubre de 2018. MBS negó su participación en el asesinato, que capturó los titulares internacionales con espeluznantes detalles del asesinato.

Erdogan se pronunció enérgicamente contra el asesinato, inició una investigación sobre el asesinato y las relaciones diplomáticas entre los dos países se rompieron.

Pero una lira turca en picada y una inflación de más del 70% parecen haber obligado al presidente turco a cambiar de rumbo. Durante meses, Ankara ha hecho propuestas a Riad, así como al aliado más cercano de Arabia Saudita en el Golfo, Abu Dhabi, para enmendar las relaciones, incluido el fin del juicio por asesinato de Khashoggi en abril y la transferencia del caso a Riad.

Los grupos de derechos han condenado la medida, argumentando que acabaría con el caso. La prometida de Khashoggi, Hatice Cengiz, una abierta defensora de la justicia para el crítico saudí asesinado, dijo que su equipo legal apelaría la decisión.

“El hecho de que haya venido a nuestro país no cambia el hecho de que es responsable de un asesinato”, tuiteó Cengiz el miércoles, refiriéndose a la visita de MBS.

Durante su campaña presidencial de EE. UU., Joe Biden prometió convertir a MBS en un “paria” por su historial de derechos. Como presidente, Biden se ha negado a comunicarse directamente con el poderoso príncipe y ha optado por hablar con su homólogo oficial: el enfermo rey Salman.

Pero el aumento de los precios del combustible en semanas recientes provocó un cambio de sentido en la política saudita de Biden. Las tensas relaciones diplomáticas redujeron drásticamente la influencia de Estados Unidos para presionar a Riad a extraer más petróleo, hasta que Biden intensificó los esfuerzos diplomáticos y programó una primera visita oficial al reino, que se espera que ocurra en julio. Se espera que se reúna con MBS durante la visita.

Isil Sariyuce de CNN contribuyó a este informe.

Leave a Comment