El primer ministro de Japón purga el gabinete después de que el apoyo cae por los lazos con la iglesia

TOKIO (AP) — El primer ministro japonés, Fumio Kishida, reorganizó su gabinete el miércoles en un aparente intento de distanciar su administración de la conservadora Iglesia de la Unificación. por sus vínculos con el líder asesinado Shinzo Abe y altos miembros del partido gobernante.

La reorganización, la segunda en solo 10 meses desde que Kishida asumió el cargo, siguió a su victoria electoral de julio que se esperaba garantizaría la estabilidad a largo plazo hasta 2025. Pero el impactante asesinato de Abe el 8 de julio y su impacto en la política aumentaron la incertidumbre a medida que el apoyo público a Kishida Gabinete hundido.

Kishida dijo que era importante ganarse la confianza de la gente y que el nuevo Gabinete incluía solo a aquellos que acordaron revisar estrictamente sus vínculos con la iglesia y ayudar a las víctimas de los negocios religiosos supuestamente fraudulentos.

“Tenemos que tener cuidado con nuestra relación con una organización que tiene problemas sociales conocidos para que no levanten sospechas entre el público”, dijo Kishida.

Una encuesta publicada el lunes por la televisión pública NHK mostró que el apoyo al gabinete de Kishida cayó del 59% al 46%.

La mayoría de los encuestados dijeron que creen que los políticos no han explicado suficientemente sus vínculos con la Iglesia de la Unificación. El plan de Kishida de celebrar un funeral de estado para Abe también ha dividido a la opinión pública debido a la postura ultraconservadora de Abe sobre la seguridad nacional y la historia de la guerra.

“La reorganización del gabinete fue un control de daños” para desviar la atención del público del escándalo de la Iglesia de la Unificación, dijo el analista político Atsuo Ito en un programa de entrevistas de TBS.

Abe recibió un disparo mortal mientras pronunciaba un discurso de campaña dos días antes de las elecciones parlamentarias. Los informes de la policía y los medios dicen que el sospechoso atacó a Abe por presuntos vínculos con la Iglesia de la Unificación, que el hombre odiaba porque las donaciones financieras masivas de su madre a la iglesia arruinaron a su familia.

Abe, en su mensaje de video a la iglesia afiliada Universal Peace Foundation, en septiembre de 2021, elogió su trabajo por la paz en la península de Corea y su enfoque en los valores familiares. Algunos expertos dicen que la aparición en video de Abe puede haber motivado al sospechoso.

Los lazos entre la iglesia y el partido gobernante de Japón se remontan al abuelo de Abe, Nobusuke Kishi, quien se desempeñó como primer ministro y compartió las preocupaciones de Estados Unidos sobre la expansión del comunismo en Japón en la década de 1960.

Desde la década de 1980, la iglesia ha enfrentado acusaciones de reclutamiento tortuoso y lavado de cerebro de sus adherentes para que hicieran grandes donaciones. Los críticos dicen que la iglesia ha contribuido con votos para llevar a los candidatos limítrofes a las victorias electorales, mientras supuestamente impulsa su oposición a la igualdad de derechos para las mujeres y las minorías sexuales para que se refleje en las políticas gubernamentales.

El miércoles, Tomihiro Tanaka, presidente de la iglesia, que ahora se autodenomina Federación de Familias para la Paz y la Unificación Mundial, dijo en una conferencia de prensa que uno de sus grupos relacionados con la iglesia, al que llamó “federación de paz”, es políticamente más activo y involucrados en campañas electorales.

Pero negó cualquier “interferencia política” con partidos específicos y dijo que el llamado de Kishida para que los miembros de su partido se distanciaran de la iglesia era “lamentable”.

Tanaka dijo que la iglesia y sus grupos afiliados naturalmente han desarrollado lazos más estrechos con los conservadores del Partido Liberal Democrático que con otros debido a su postura anticomunista compartida.

“Hemos trabajado junto con políticos que tienen puntos de vista claros contra el comunismo para construir un país mejor”, dijo Tanaka. “Estamos llevando a cabo la actividad no solo en Japón sino como parte de nuestra red global contra el comunismo”.

Kishida negó la “influencia inapropiada” de la iglesia en las políticas gubernamentales.

El secretario en jefe del Gabinete, Hirokazu Matsuno, quien retuvo su cargo, anunció el nuevo Gabinete, incluidos cinco ministros que mantuvieron sus cargos, otros cinco que regresaron y nueve nuevos.

Se destituyó a siete ministros que reconocieron sus vínculos con la iglesia. Entre ellos se encuentran el ministro de Defensa, Nobuo Kishi, hermano menor de Abe, quien dijo que los seguidores de la iglesia fueron voluntarios en sus campañas electorales pasadas, y el presidente de la Comisión de Seguridad Pública, Satoshi Ninoyu, quien asistió a un evento organizado por una organización relacionada con la iglesia.

Varios ministros recién nombrados dijeron que habían hecho donaciones y tenían otros vínculos con la iglesia en el pasado, lo que provocó críticas de los líderes de la oposición.

El principal legislador del Partido Comunista Japonés, Akira Koike, dijo que la reorganización no logró encubrir los lazos con la Iglesia de la Unificación. “Solo mostró los lazos profundos del PLD con la iglesia porque no pueden formar un gabinete si excluyen a los legisladores vinculados a la iglesia”.

Kishida dijo que el objetivo principal de la reorganización era “romper una de las mayores crisis de la posguerra”, como la pandemia de coronavirus, la inflación, las crecientes tensiones entre China y Taiwán y la guerra de Rusia contra Ucrania. Dijo que reforzar la capacidad militar y el gasto de Japón era una prioridad máxima.

Kishi fue reemplazado por el exministro de Defensa Yasukazu Hamada, y Taro Kono, quien anteriormente se desempeñó como zar de vacunación durante la pandemia y como ministro de Relaciones Exteriores y Defensa, regresó al Gabinete como ministro digital.

Junto con Matsuno, el ministro de Relaciones Exteriores, Yoshimasa Hayashi, el ministro de Economía, Daishiro Yamagiwa, el ministro de Transporte, Tetsuo Saito, y el ministro de Finanzas, Shunichi Suzuki, también mantuvieron sus puestos.

El ministro de Economía y Comercio, Koici Hagiuda, que también tenía vínculos con la iglesia, fue trasladado para encabezar el comité de investigación de políticas del partido y reemplazado por el exministro de Economía, Yasutoshi Nishimura. Katsunobu Kato fue nombrado ministro de salud por tercera vez, encargado de las medidas contra el coronavirus.

El nuevo gabinete sugirió que Kishida encomendara a los veteranos carteras clave como diplomacia, defensa, seguridad económica y medidas contra la pandemia, manteniendo cuidadosamente un equilibrio de poder entre las alas del partido para solidificar la unidad en medio de la creciente especulación de una lucha de poder dentro de la facción de Abe.

A pesar de las críticas de que la política japonesa está dominada por hombres mayores, la mayoría de los miembros del gabinete siguen siendo hombres mayores de 60 años, con solo dos mujeres.

Incluyen a Sanae Takaichi, un ultraconservador cercano a Abe que fue nombrado ministro de seguridad económica, y Keiko Nagaoka, una novata que se convirtió en ministra de educación y reemplazó a Shinsuke Suematsu, quien también reconoció sus vínculos con la Iglesia de la Unificación.

La ministra de género Seiko Noda, quien admitió haber enviado un mensaje a un evento de un grupo relacionado con la iglesia en 2001 al que asistió su asistente, fue reemplazada por Masanobu Ogura en su primer puesto en el gabinete.

Leave a Comment