El alboroto de un cartel alimentado por las drogas termina con dos sacerdotes muertos tirados en un desierto mexicano

Un capo de un notorio grupo criminal mexicano hizo un alboroto la semana pasada en el estado de Chihuahua y finalmente mató a dos sacerdotes ancianos y a un guía turístico que se había refugiado de los sicarios en una iglesia, según las autoridades mexicanas.

Los asesinatos ocurrieron en la pequeña ciudad del desierto de Cerocahui, a unas 480 millas de la frontera con Arizona. Según la policía mexicana, el crimen fue orquestado por Noriel “El Chueco” Portillo, quien se dice que es un líder regional de la pandilla Salazar.

Los reverendos Javier Campos, de 79 años, y Joaquín Mora, de 80, aparentemente murieron mientras intentaban proteger al guía local Pedro Palma, quien presuntamente había sido secuestrado y golpeado por Chueco y sus hombres antes de escapar y refugiarse en la iglesia de Cerocahui. Otros dos residentes de Cerocahui también fueron secuestrados durante la ola de crímenes de Chueco y siguen desaparecidos, dijo la policía.

Testigos dijeron que los cuerpos de Campos, Mora y Palma fueron sacados de la iglesia y cargados en camionetas por hombres de Chueco. Los cuerpos fueron encontrados en el desierto a las afueras de la ciudad dos días después.

El Papa Francisco emitió un comunicado en Twitter sobre la violencia, diciendo: “Expreso mi dolor y consternación por el asesinato en México, anteayer, de dos religiosos jesuitas y un laico. ¡Cuántos asesinatos en México! La violencia no resuelve los problemas, solo aumenta el sufrimiento innecesario”.

El padre Jorge Atilano, quien sirvió en la misma parroquia con Campos y Mora, le dijo a The Daily Beast que sus dos compañeros sacerdotes habían dedicado sus vidas a ayudar a los indígenas tarahumaras que habitan las escarpadas montañas de la Sierra Madre en Chihuahua.

“La sierra está controlada por el crimen organizado”, dijo Atilano, pero explicó que Campos y Mora habían aprendido a hacer las paces con los grupos armados.

“Sabían tener acuerdos de convivencia implícitos [with the narcos]. Se habían ganado el respeto como sacerdotes, se ganaron el respeto de todos. Fueron estimados y su palabra fue oída por todos”.

El obispo mexicano José González, un amigo personal cercano de los sacerdotes Campos y Mora, llamó a los dos hombres “mártires” en una entrevista con The Daily Beast.

[Chueco] estaba drogado. Es famoso por volverse loco cuando es así.

“Son hombres santos… Lamento haber perdido a mis hermanos. […] pero estoy muy feliz de que terminaron defendiendo la vida. Imagina dar tu vida por la de otro. Esto es evangélico, ¿verdad? Así, el Señor nos dice que no hay mayor amigo que el que da su vida por los demás”, dijo González, quien supervisa una diócesis en el estado mexicano de Guerrero, afectado por los cárteles.

A raíz de los asesinatos, el fiscal general del estado, Javier Fierro, dijo a los periodistas que la ola de caos de Chueco había sido provocada por una pérdida sufrida por el equipo de béisbol local que él patrocina. Pero el padre Atilano dijo que el juego perdido era solo una parte de la historia.

“[Chueco] estaba drogado. Es famoso por volverse loco cuando es así”, dijo Altilano. “Ya llevaba dos días drogado y loco. había quemado una casa [in Cerocahui] también.”

Ante una pregunta sobre la muerte de Pedro Pallma, Altilano dijo: “No sabemos por qué agredió al guía turístico. Sabemos que previamente había secuestrado a un turista”.

El último es una referencia al caso del excursionista estadounidense Patrick Braxton-Andrew, a quien Chueco supuestamente secuestró y asesinó en 2018, tras confundirlo con un agente de la DEA.

Un oficial de policía espera durante la procesión fúnebre de los dos sacerdotes jesuitas Javier Campo Morales y Joaquín Mora.

HERIKA MARTINEZ/AFP via Getty Images

Tras los recientes asesinatos en Cerocahui, las autoridades mexicanas han ofrecido una recompensa de 5 millones de pesos (250.000 dólares) por información que conduzca al arresto de Chueco Portillo. Sin embargo, medios de prensa locales e internacionales ya han comenzado a cuestionar cómo Chueco seguía prófugo tras verse implicado en el asesinato de un ciudadano estadounidense.

“En estas áreas aisladas, los narcotraficantes operan con total impunidad y amenazan con violencia contra las autoridades que se oponen a ellos”, dijo Mike Vigil, exjefe de operaciones internacionales de la DEA.

“El Chueco nunca fue arrestado por matar a un excursionista estadounidense porque hubiera sido una sentencia de muerte automática para cualquiera que lo acusara de ese crimen”, dijo Vigil. “En muchos estados de México los cárteles se han convertido en los órganos rectores de una justicia retorcida y violenta”.

Según Vigil, la pandilla Salazar de Chueco es el ala ejecutora con sede en Chihuahua del Cartel de Sinaloa, de alcance internacional, anteriormente dirigido por el Chapo Guzmán, y ahora controlado por una coalición flexible de su familia y seguidores.

“El Salazar opera en los estados mexicanos de Sonora y Chihuahua”, dijo Vigilia de la DEA. “Se dedican al cultivo a gran escala de marihuana y amapola”.

Vigil agregó que también se alega que el equipo de Salazar es responsable de la muerte de varios ciudadanos estadounidenses hace solo unos años.

Se sienten dueños [of Mexico]y no podemos seguir permitiendo eso.

“En 2019, tres mujeres y seis niños pertenecientes a un enclave mormón en Sonora fueron emboscados y brutalmente asesinados”, dijo Vigil. “Aunque nunca se resolvió, se cree que la pandilla de Salazar estuvo involucrada en la masacre”.

A raíz de los asesinatos y secuestros sin resolver en Cerocahui, varios jesuitas mexicanos prominentes expresaron quejas de que en algunas partes de México el gobierno ha cedido el control a los cárteles.

“Cuando el Estado no tiene el control del territorio y permite que lo controlen grupos armados privados, a eso le llamamos Estado fallido”, dijo el padre Luis Hernández, rector y profesor de la Universidad Iberoamericana en el estado de Coahuila. Diario de Noticias de México.

Los narcos sienten que “pueden hacer lo que quieran”, agregó Hernández. “Se sienten dueños [of Mexico]y no podemos seguir permitiendo eso”.

El asesinato de los sacerdotes en Cerocahui también ha dado lugar a renovados cuestionamientos sobre la estrategia pacifista de apaciguamiento del cártel creada por la administración del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador.

“La política de no confrontación de México, conocida como ‘Abrazos no Balazos’ ha resultado en un estado fallido donde los delincuentes asesinan descaradamente a sacerdotes, periodistas y otras personas inocentes”, dijo Vigil. “El asesinato de los dos sacerdotes jesuitas está directamente relacionado con esta estrategia inútil”.

El párroco sobreviviente de Cerocahui estuvo de acuerdo con Vigil.

“Lo que hemos visto es que la estrategia del gobierno federal no es atacar a los cárteles”, dijo el padre Altiliano. “Y eso está fortaleciendo a los cárteles”.

Leave a Comment