Brasil Experto indígena fue ‘objetivo más grande’ en los últimos años

SAO PAULO (AP) — Antes de desaparecer en la selva amazónica de BrasilBruno Pereira estaba sentando las bases para una empresa gigantesca: un sendero de 350 kilómetros (217 millas) que marca la frontera suroeste del territorio indígena del Valle de Javari, un área del tamaño de Portugal.

El propósito del sendero es evitar que los ganaderos invadan el territorio de Javari, y fue solo el último esfuerzo de Pereira para ayudar a los pueblos indígenas a proteger sus recursos naturales y estilos de vida tradicionales.

Si bien Pereira persiguió durante mucho tiempo estos objetivos como experto en la agencia de asuntos indígenas de Brasil, conocida como FUNAI, trabajó en los últimos años como consultor de la organización indígena del Valle de Javari. Eso se debe a que después de que Jair Bolsonaro se convirtió en presidente de Brasil en 2019, FUNAI comenzó a adoptar un enfoque más discreto para proteger las tierras y los pueblos indígenas, y el gobierno promovió sin disculpas el desarrollo por encima de la protección ambiental.

Profundamente frustrado, Pereira dejó la agencia y se embarcó en una vida más independiente y peligrosa. — sendero.

Fue visto con vida por última vez el 5 de junio en un bote en el río Itaquai, junto con el periodista independiente británico Dom Phillips, cerca de un área fronteriza con Perú y Colombia. El miércoles, un pescador confesó haber matado a Pereira, de 41 años, y Phillips, de 57, y llevaron a la policía a un sitio donde se recuperaron restos humanos; desde entonces han sido identificados como los dos hombres.

Pereira habló varias veces con The Associated Press en los últimos 18 meses y habló sobre su decisión de dejar la FUNAI, que sintió se había convertido en un obstáculo para su trabajo. Después de que Bolsonaro llegó al poder, la agencia se llenó de leales y personas que carecían de experiencia en asuntos indígenas, dijo.

“No sirve de nada que esté allí mientras estos policías y generales del ejército estén al mando”, dijo por teléfono en noviembre. “No puedo hacer mi trabajo debajo de ellos”.

Como consultor técnico de la asociación de pueblos indígenas del Valle de Javari, o Univaja, Pereira ayudó al grupo a desarrollar un programa de vigilancia para reducir la pesca y la caza ilegales en una región remota que pertenece a 6.300 personas de siete grupos étnicos diferentes, muchos de los cuales han tenido poca a ningún contacto con el mundo exterior. Él y otras tres personas no indígenas entrenaron a patrulleros indígenas en el uso de drones y otra tecnología para detectar actividades ilegales, fotografiarlas y presentar pruebas a las autoridades.

“Cuando se trataba de ayudar a los pueblos indígenas, hizo todo lo que pudo”, dijo Jader Marubo, expresidente de Univaja. “Él dio su vida por nosotros”.

___

Al igual que Pereira, Ricardo Rao era un experto indígena de FUNAI que, en 2019, preparó un dossier que detallaba la tala ilegal en tierras indígenas del estado de Maranhao. Pero temeroso de ser tan franco bajo el nuevo régimen, huyó a Noruega.

“Pedí asilo a Noruega porque sabía que los hombres a los que acusaba tendrían acceso a mi nombre y me matarían, como sucedió con Bruno”, dijo Rao.

Bolsonaro ha abogado repetidamente por aprovechar las vastas riquezas de las tierras indígenas, en particular sus recursos minerales, y por integrar a los indígenas en la sociedad. Se ha comprometido a no otorgar más protecciones a las tierras indígenas, y en abril dijo que desafiaría una decisión de la Corte Suprema, si fuera necesario. Esas posiciones se oponían directamente a las esperanzas de Pereira para el Valle de Javari.

Antes de despedirse, Pereira fue destituido como jefe de la división de tribus aisladas y recién contactadas de FUNAI. Ese movimiento se produjo poco después de que comandó una operación que expulsó a cientos de buscadores de oro ilegales de un territorio indígena en el estado de Roraima. Su puesto pronto fue ocupado por un ex misionero evangélico con formación en antropología. La elección generó indignación porque algunos grupos misioneros han tratado abiertamente de contactar y convertir tribus, cuyo aislamiento voluntario está protegido por la ley brasileña.

Los colegas clave de Pereira en FUNAI siguieron su ejemplo y se despidieron, o fueron reubicados en puestos burocráticos lejos de la demarcación de tierras protegidas, según un informe reciente del grupo de expertos del Instituto de Estudios Socioeconómicos y la organización sin fines de lucro Indigenistas Asociados, que incluye y ex funcionarios de FUNAI.

“De las 39 oficinas regionales de coordinación de FUNAI, solo dos están dirigidas por personal de FUNAI”, dice el informe. “Diecisiete militares, tres policías, dos policías federales y seis profesionales sin vinculación previa con la administración pública han sido nombrados” bajo Bolsonaro.

El informe de 173 páginas publicado el lunes dice que muchos de los expertos de la agencia han sido despedidos, investigados injustamente o desacreditados por sus líderes mientras intentaban proteger a los pueblos indígenas.

En respuesta a las preguntas de AP sobre las acusaciones del informe, FUNAI dijo en un comunicado enviado por correo electrónico que opera “con estricta obediencia a la legislación vigente” y no persigue a sus funcionarios.

___

El día que desaparecieron, Pereira y Phillips durmieron en un puesto de avanzada en la entrada de la principal ruta clandestina hacia el territorio, sin pasar por la base permanente de la agencia indígena en su entrada, dijeron los lugareños a AP.

Dos patrulleros indígenas le dijeron a AP que la pareja había estado transportando teléfonos móviles del proyecto de vigilancia con fotos de lugares donde habían estado pescadores ilegales. Las autoridades han dicho que una red de pesca ilícita es un foco de la investigación policial sobre los asesinatos. La policía dijo en un comunicado el sábado que la muerte de Pereira fue causada por tres impactos de bala, dos en el abdomen y uno en la cabeza, con munición típica de caza.

Pereira no fue la primera persona relacionada con FUNAI en ser asesinada en la región. En 2019, un agente activo de la FUNAI, Maxciel Pereira dos Santos, fue asesinado a tiros cuando conducía su motocicleta por la ciudad de Tabatinga. Había sido amenazado por su trabajo contra los pescadores ilegales antes de ser baleado. Ese crimen sigue sin resolverse.

El asesinato de Pereira no detendrá el avance del proyecto de demarcación fronteriza del territorio de Javari, dijo Manoel Chorimpa, miembro de Univaja involucrado en el proyecto. Y en otra señal de que el trabajo de Pereira perdurará, los esfuerzos de vigilancia de los patrulleros indígenas han comenzado a conducir a la investigación, arresto y enjuiciamiento de los infractores de la ley.

Antes de su carrera en FUNAI, Pereira trabajó como periodista. Pero su pasión por los asuntos y los idiomas indígenas (hablaba cuatro) lo llevó a cambiar de carrera. Su esposa, la antropóloga Beatriz Matos, lo animó en su trabajo, aunque significó largas distancias lejos de su casa en Atalaia do Norte y de sus hijos. Más recientemente, vivían en la capital de Brasil, Brasilia.

Los indígenas de la región han llorado a Pereira como socio, y una foto antigua ampliamente difundida en las redes sociales en los últimos días muestra a un grupo de ellos reunidos detrás de Pereira, sin camisa, mientras les muestra algo en su computadora portátil. Un niño se inclina suavemente sobre su hombro.

En un comunicado el jueves, FUNAI lamentó la muerte de Pereira y elogió su trabajo: “El servidor público deja un enorme legado para la protección de los indígenas aislados. Se convirtió en uno de los principales especialistas del país en este tema y trabajó con el mayor compromiso”.

Sin embargo, antes de que se encontraran los cuerpos, FUNAI había emitido un comunicado en el que implicaba que Pereira violó el procedimiento al permanecer más tiempo del autorizado dentro del territorio de Javari. Incitó a las bases de la FUNAI a la huelga, alegando que la agencia había difamado a Pereira y exigiendo que se despidiera a su presidente. Un tribunal ordenó el jueves a la FUNAI que se retracte de su afirmación de que es “incompatible con la realidad de los hechos” y deje de desacreditar a Pereira.

Rubens Valente, un periodista que ha cubierto la Amazonía durante décadas, dijo que el trabajo de Pereira se volvió inherentemente más arriesgado una vez que sintió la necesidad de trabajar de forma independiente.

“Los ladrones de pescado vieron a Bruno como una persona frágil, sin el estatus y el poder que le dio la FUNAI en la región donde fue coordinador de la FUNAI durante cinco años”, dijo Valente. “Cuando los delincuentes notaron que Bruno era débil, se convirtió en un objetivo aún mayor”.

___

Maisonnave informó desde Atalaia do Norte. La periodista de AP Débora Álvares contribuyó desde Brasilia.

___

La cobertura climática y ambiental de Associated Press recibe el apoyo de varias fundaciones privadas. Vea más sobre la iniciativa climática de AP aquí. El AP es el único responsable de todo el contenido.

Leave a Comment