Alemania devuelve artefactos tomados de África durante el dominio colonial | Noticias

Los artefactos invaluables tomados de Camerún, Namibia y Tanzania durante la época colonial serán devueltos permanentemente, dice Alemania.

Los artefactos de valor incalculable extraídos y saqueados de las naciones africanas durante el período colonial de Alemania serán devueltos de forma permanente, dijeron las autoridades.

La Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano con sede en Berlín, que administra los numerosos museos de la capital alemana, dijo el lunes que había iniciado negociaciones sobre la devolución de artefactos a Namibia, Tanzania y Camerún.

Entre los artefactos que se devolverán se encuentra una estatua con incrustaciones de conchas de la diosa madre Ngonnso’, que tiene un gran significado espiritual para el pueblo Nso’ del noroeste de Camerún, dijo la fundación.

La estatua forma parte de la colección del Museo Etnológico de Berlín desde 1903, después de que fuera “donada” por un oficial colonial alemán que se la había quitado por la fuerza a los Nso’.

La junta también aprobó la devolución permanente de 23 artefactos, incluidas joyas, herramientas y artículos de moda, a Namibia. Los objetos, también robados durante el período colonial de 1884 a 1919, fueron enviados a Namibia el mes pasado con fines de investigación y ahora permanecerán allí.

La fundación dijo que su presidente también había sido autorizado a firmar un acuerdo sobre la devolución de objetos que Alemania saqueó de Tanzania durante la Rebelión de Maji Maji y otros conflictos durante su gobierno colonial de principios del siglo XX.

El presidente de la fundación, Hermann Parzinger, acogió con satisfacción la decisión de devolver los artefactos.

“La decisión deja en claro que el tema de la devolución de artículos recolectados en un contexto colonial no siempre se reduce a una injusticia”, dijo.

“El significado especial, en particular espiritual, de un artefacto para la comunidad de la que se originó también puede justificar el retorno”, agregó.

Leave a Comment