Afganos entierran muertos y excavan en busca de sobrevivientes tras sismo que deja 1.000 muertos

GAYAN, Afganistán (AP) — Los aldeanos se apresuraron a enterrar a los muertos el jueves y cavaron a mano entre los escombros de sus casas en busca de sobrevivientes de un poderoso terremoto en el este de Afganistán que mató al menos a 1.000 personas. Los talibanes y la comunidad internacional que huyó de su toma del poder lucharon para llevar ayuda a las víctimas del desastre.

Bajo un cielo plomizo en la provincia de Paktika, que fue el epicentro del terremoto de magnitud 6 del miércoles, los hombres cavaron una hilera de tumbas en una aldea, mientras intentaban sepultar a los muertos rápidamente de acuerdo con la tradición musulmana. En un patio, los cuerpos yacían envueltos en plástico para protegerlos de las lluvias que obstaculizan los esfuerzos de ayuda para los vivos.

El terremoto fue el más mortífero en Afganistán en dos décadas y, dado que el alcance total de la destrucción entre las aldeas escondidas en las montañas solo sale a la luz lentamente, las autoridades dijeron que el número de víctimas podría aumentar. Se estima que otros 1.500 resultaron heridos, dijo la agencia estatal de noticias Bakhtar.

“No tienen nada para comer, se preguntan qué pueden comer y también está lloviendo”, dijo un reportero de Bakhtar en imágenes de la zona del terremoto. “Sus casas están destruidas. Por favor, ayúdalos, no los dejes solos”.

El desastre acumula más miseria en un país donde millones ya enfrentaban un aumento del hambre y la pobreza. y el sistema de salud se ha derrumbado desde que los talibanes recuperaron el poder hace casi 10 meses en medio de la retirada de EE. UU. y la OTAN.

Cómo la comunidad humanitaria internacional, que ha retirado importantes recursos del país, podrá ofrecer ayuda y hasta qué punto el gobierno talibán permitirá que siga siendo cuestionada. La toma del poder por parte de los talibanes condujo a un corte de financiamiento internacional vital, y la mayoría de los gobiernos siguen desconfiando de tratar directamente con ellos.

Las agencias de la ONU y otras organizaciones que aún operan en Afganistán dijeron que enviaron suministros al área, incluidos botiquines médicos, tiendas de campaña y lonas de plástico, pero las necesidades parecían inmensas ya que aldeas enteras sufrieron daños masivos.

“Pedimos al Emirato Islámico y a todo el país que se presenten y nos ayuden”, dijo un sobreviviente que se identificó como Hakimullah. “Estamos sin nada y no tenemos nada, ni siquiera una tienda de campaña para vivir”.

Miniatura de vídeo de Youtube

La búsqueda y el rescate seguían siendo una prioridad. En el distrito de Gayan, muy afectado, gran parte de los escombros eran demasiado grandes para que la gente los moviera con las manos o las palas. Dijeron que esperaban que grandes excavadoras lograran salir de sus hogares remotos. Por ahora, solo había una excavadora en el área.

El miércoles, un funcionario de la ONU dijo que el gobierno no había solicitado que el organismo mundial movilizara equipos internacionales de búsqueda y rescate u obtuviera equipos de países vecinos, a pesar de una rara petición del líder supremo de los talibanes, Haibatullah Akhundzadah, de ayuda del mundo.

Las agencias de la ONU se enfrentan a un déficit de financiación de 3.000 millones de dólares para Afganistán este año, y Peter Kessler, portavoz de la agencia de refugiados de las Naciones Unidas, dijo que eso significa que habrá decisiones difíciles sobre quién recibe la ayuda.

Además de las preocupaciones políticas y financieras, también hubo desafíos logísticos para llevar ayuda a las aldeas remotas. Los caminos, que están llenos de surcos y son difíciles de transitar en el mejor de los casos, pueden haber resultado gravemente dañados por el terremoto, y los deslizamientos de tierra por las lluvias recientes han hecho que algunos sean intransitables. Aunque a solo 175 kilómetros (110 millas) directamente al sur de la capital, Kabul, algunas aldeas en el distrito de Gayan tardaron un día completo en llegar.

Los rescatistas llegaron en helicóptero, y los periodistas de Associated Press también vieron ambulancias en la zona del terremoto el jueves, pero será difícil entregar equipos más pesados.

Las paredes y los techos de docenas de casas en Gayan se derrumbaron por el terremoto, y los aldeanos dijeron que familias enteras quedaron enterradas bajo los escombros. Los periodistas de Associated Press contaron unos 50 cuerpos solo en el área, mientras la gente colocaba a sus muertos frente a sus casas y en sus patios.

Mientras que los edificios modernos soportan terremotos de magnitud 6 en otros lugares, las casas de adobe de Afganistán y las montañas propensas a deslizamientos de tierra hacen que tales terremotos sean más peligrosos. Los terremotos poco profundos también tienden a causar más daños, y los expertos calculan que la profundidad del miércoles fue de solo 10 kilómetros (6 millas).

A pesar de los desafíos, funcionarios de varias agencias de la ONU dijeron que los talibanes les estaban dando pleno acceso al área.

El portavoz talibán Zabihullah Mujahid escribió en Twitter que ocho camiones con alimentos y otras necesidades de Pakistán llegaron a Paktika. También dijo el jueves que habían llegado al país dos aviones de ayuda humanitaria de Irán y otro de Qatar.

Obtener ayuda internacional más directa puede ser más difícil: muchos países, incluido EE. UU., canalizan la ayuda humanitaria a Afganistán a través de la ONU y otras organizaciones similares para evitar poner dinero en manos de los talibanes.

En un boletín de noticias del jueves, la televisión estatal de Afganistán reconoció que el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, su antiguo enemigo, ofreció sus condolencias por el terremoto y prometió ayuda. Biden ordenó el miércoles a la agencia de ayuda internacional de Estados Unidos y a sus socios que “evalúen” las opciones para ayudar a las víctimas, según un comunicado de la Casa Blanca.

El número de muertos informado por Bakhtar fue igual al de un terremoto en 2002 en el norte de Afganistán. Esos son los más mortíferos desde 1998, cuando un terremoto que también fue de 6,1 de magnitud y los temblores posteriores en el remoto noreste mataron al menos a 4.500 personas.

Hasta el momento, las únicas cifras de bajas en el desastre las han ofrecido los talibanes, que no han explicado cómo llegaron a los totales.

El sismo del miércoles tuvo su epicentro en la provincia de Paktika, a unos 50 kilómetros (31 millas) al suroeste de la ciudad de Khost, según el Departamento Meteorológico del vecino Pakistán.

En el distrito de Speray de la provincia vecina de Khost, que también sufrió graves daños, los hombres se pararon sobre lo que alguna vez fue una casa de barro. El terremoto había abierto sus vigas de madera. La gente se sentaba afuera bajo una carpa improvisada hecha con una manta que se movía con la brisa.

Los sobrevivientes prepararon rápidamente a los muertos del distrito, incluidos niños y un bebé, para el entierro. Las autoridades temen que se encuentren más muertos en los próximos días.

“El número de víctimas que este desastre tendrá en las comunidades locales… es catastrófico, y el impacto que tendrá el terremoto en la respuesta humanitaria ya extendida en Afganistán es motivo de grave preocupación”, dijo Adnan Junaid, vicepresidente para Asia de la Comité Internacional de Rescate. “Las áreas más afectadas son algunas de las áreas más pobres y remotas de Afganistán, que carecen de la infraestructura para soportar desastres como este”.

___

Los periodistas de Associated Press Jon Gambrell en Dubái, Emiratos Árabes Unidos, y Rahim Faiez y Munir Ahmed en Islamabad contribuyeron a este despacho.

Leave a Comment