Actualizaciones en vivo: Terremoto mortal golpea Afganistán

El desastre humanitario causado por un terremoto de magnitud 5,9 en el este de Afganistán, el terremoto más mortífero del país en décadas, ocurrió en un momento difícil para el país gobernado por los talibanes, que actualmente se encuentra en medio del hambre y la crisis económica.

El terremoto se produce cuando casi la mitad de la población, 20 millones de personas, sufren hambre aguda, según un informe respaldado por las Naciones Unidas en mayo. Es una situación agravada por la toma del poder por parte de los talibanes en agosto de 2021, lo que llevó a Estados Unidos y sus aliados a congelar alrededor de $ 7 mil millones de las reservas extranjeras del país y cortar la financiación internacional.

La situación ha paralizado una economía que ya depende en gran medida de la ayuda. Tras la caótica retirada de Estados Unidos de Afganistán el año pasado, su economía entró en caída libre y el Banco Mundial pronosticó en abril que una “combinación de disminución de los ingresos y aumento de los precios ha provocado un grave deterioro en el nivel de vida de los hogares”.

Los talibanes celebraron una reunión de emergencia el miércoles para organizar el transporte de los heridos y la ayuda material a las víctimas y sus familias, dijo el portavoz talibán Zabiullah Mujahid.

El primer ministro Mohammad Hassan Akhund convocó a la reunión en el Palacio Presidencial del país para instruir a todas las agencias relevantes a enviar equipos de ayuda de emergencia al área afectada, dijo Mujahid en un tuit.

“También se tomaron medidas para brindar asistencia en efectivo y tratamiento”, dijo Mujahid, y agregó que las agencias recibieron “instrucciones para utilizar el transporte aéreo y terrestre para la entrega de alimentos, ropa, medicamentos y otras necesidades y para el transporte de los heridos”.

Najibullah Sadid, un experto en gestión de recursos hídricos afgano, también dijo que el terremoto coincidió con fuertes lluvias monzónicas en la región, lo que hizo que las casas tradicionales, muchas hechas de barro y otros materiales naturales, fueran particularmente vulnerables a los daños.

“El momento del terremoto (en la) oscuridad de la noche… y la poca profundidad de 10 kilómetros de su epicentro provocaron un mayor número de víctimas”, agregó.

Leave a Comment